964 241 838

Suelo de Madera: un buen aliado contra el frío

En breve bajarán las temperaturas y cuando lleguemos a casa nos daremos cuenta de lo mucho que puede hacer el suelo de madera por nuestro bienestar y confort. Nada mejor que llegar de un exterior frío y caminar sobre un suelo de madera para notar la calidez del hogar.

Pero, ¿por qué el suelo de madera es más cálido? ¿qué diferencia hay con el suelo cerámico o de piedra? ¿Has caminado descalzo sobre un suelo cerámico en invierno? ¿Y sobre uno de madera? Hay una gran diferencia… El suelo cerámico es frío y genera un gran disconfor al potenciar la sensación de pies fríos, mientras que al caminar descalzo sobre el suelo de madera parece que caminamos sobre un suelo “caliente”.

La calidez del suelo de madera

El origen de esta diferencia reside en una propiedad física conocida como conductividad térmica, la cual indica la capacidad que tiene un material para transmitir calor o frío.

En el caso del suelo cerámico, la conductividad térmica es muy alta, lo cual significa que transmite fácilmente el calor, y por ello cuando caminamos descalzo sobre cerámica el suelo nos “roba” rápidamente calor.

Por el contrario, el suelo de madera tiene una conductividad térmica baja por lo que no nos “roba” ese calor cuando caminamos descalzos sobre él, de forma que la sensación al caminar es cálida y agradable.

Además, la madera, por tratarse de un material con conductividad térmica baja, se trata de un material con capacidad aislante, lo cual, supone no sólo una cuestión de sensación térmica sino también una cuestión de ahorro energético (y por lo tanto económico).

Y es que hay muy pocas cosas que hagan tanto por la sensación de “hogar” como un suelo de madera (al margen del calor de los tuyos :D) y, por eso, si estás pensando en mejorar tu casa, no lo dudes: un suelo de madera marcará la diferencia

Deja un comentario